sábado, 13 de diciembre de 2008

Diferentes animales, todos mansos y educados:


Cada vez soy un animal distinto: ahora un apacible burro, después un lobo, mas tarde un pez
Cada vez que soy un pez soy un pez distinto: rapida y afilada picua, majestuosa e inútil ballena, rascacio misterioso, feliz y estúpido delfin
Pero hay momentos terribles en que soy pescado, boqueando sin control, escamado, cortado, abierto
Y entonces me exponen en vidrieras, entre hielo picado y me acuerdo llorando de otros tiempos mas amables, con los ojos muy abiertos y la mirada directa con que miran los cadaveres.

2 comentarios:

Alberto dijo...

No te he visto nunca de lobo...de veras lo eres alguna vez?

sp dijo...

solo fue una licencia literaria (que me perdone la literatura), ese animal rimaba mejor:)