domingo, 22 de marzo de 2009

Mistisismo

Ir a Las Vegas por cuarta vez era como ir a jugar cuando era niño, todo tan grande, bello y simple. Por eso el viaje al Gran Cañón fue una variante interesante aunque costosa: un poco de cordura, un ancla con la geografía real.
Pero me sorprendió casi tanto como los enormes y falsos edificios: Esperaba algo para mirar y comencé a sentir, mis compañeros de Tour estaban tan hipnotizados como yo, nuestros guías silenciosos, el panorama deslumbrante, hasta olvide hacer fotografías como si la memoria pasara a ser importante otra vez.
Casi al caer la tarde note que el mayor de los guías se separaba discretamente del grupo que descansaba.

Lo seguí cuando se dirigía entre la yerba hacia el barranco, yo, tan cínico que me creía, esperaba verlo despegar del borde convertido en águila o en viento, por eso, al doblar en el sendero me sorprendió el viejo piel roja mirándome sonriente mientras su orine caía pulverizado en el Gran Cañón, la patria de sus antepasados.

9 comentarios:

Juncal dijo...

Ay SP que suerte !!
Tiene que ser impresionante.
Esos colores...mis colores.
Esa altura desde arriba hasta abajo...
Y aún más desde abajo,humillando, hasta arriba ....
La soledad,el silencio y ese sentirse tan tan pequeño tiene que ser realmente una sensación casi mística.
Y tan necesaria.....
Un abrazo
Juncal

ZoePé dijo...

Es que hay que hacer pipí también, Dex.
Besos europeos.

Nacho dijo...

Ciertos paisajes quedan grabados en la mente y no es necesario tener fotografias de ellos.

Me parece que lo del orin era una visita no incluida en el trayecto :-)

sinplan dijo...

Juncal: Realmente impresionante, aunque los paisajes de Africa Central pesan mas en mi memoria (afectiva?) y es que un Tour es un Tour aunque sea al Gran Cañon.. abrazos
ZoeP Muy fria tu observacion Zoe, mis lectores son pocos pero tan diferentes! Mil besos
Nacho: A veces pienso igual que tu (las fotos no tienen olor ni sabor ect ect ect ect ect) pero por otro lado nos gusta hacer el cuento (por eso tenemos blogs, tertulias, parejas) y las fotos ayudan... abrazos Miamienses

Alberto dijo...

Siempre tengo pendiente esa visita a Las Vegas. Me fascina el contraste del desierto con la megaciudad construída. Me pierden los colores y hasta las réplicas (que podrían ser consideradas de mal gusto a alguien). (en lugar de invitarme a la Habana , me podías invitar a Las Vegas)
Curiosa anécdota del piel roja...¿reía de su travesura? ¿o de que a un turista le pudiese interesar lo que hacía?...
Un abrazote

Alberto dijo...

No juzgues mal a Zoe, Dex, está haciendo un esfuerzo por europeisarse...eso cuesta...
Mas abrazos

dex dijo...

Alberto por alguna razón que tiene que ver con la mecánica de estos blogs casi nadie lee los segundos rounds así que es como pensar solo pero te diré que creo que el piel roja no se reía de nada en particular, ellos pasan por místicos y misteriosos pero para mi que no hay nada sino un embrutecimiento generalizado y algunas "costumbres" que rayan con la perversión de lo que no se habla en este mundo de "don't ask don't tell", Lo de seguirle a ver si volaba fue un lapsus sentimental que aun no me explico, quizá el paisaje o la mala noche... Ir a Las vegas conmigo seria un fracaso (soy un jugador empedernido) pero vamos si quieres, sobre el tema del juego te recomiendo "Los tontos no mueren" de Mario Puzo, te va a sorprender desde las primeras paginas creo.. un abrazo grande

Fatima dijo...

Alguien (que ha ido varias veces a las Vegas), me contaba emocionado que el aire acondicionado de los hoteles (supongo que los de lujo) está enriquecido con oxígeno, y por eso es un lugar donde la gente es más feliz... :). Nunca me llamó la atención Las Vegas... ni siquiera cuando se puso de moda la serie de TV del CSI... pero el Gran Cañón... aissssss... eso sí debe ser otra cosa... Cuántas cosas quedan pendientes!!!!!!!!!

Fatima dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.