domingo, 6 de mayo de 2012

El asesino azul

Cinco años son muchos. A veces mas tiempo del que se puede soportar. Depende de que suceda, de quien seas y, solo a veces, de tus alternativas.
Ella creía que lo quería y el sufrió mas tiempo del que se puede soportar, se sentía utilizado, despreciado y solo. Ella siempre cerraba la gaveta con fuerza, esta noche era su oportunidad, su rara oportunidad. ... Asomó la cabeza con cuidado y la miró; ella dormía y la rara luz desde la única ventana sugería una sonrisa en su cara. Ella abrió los labios con el sonido que él mas odiaba, el suspiro lo enloqueció. No pudo esperar mas. Saltó con violencia. Ella despertó por un momento y lo miró con mas curiosidad que horror. La golpeó muchas veces, la sangre llenó la almohada y empezó a gotear sin ruido... Regresó lentamente a la gaveta, su azul intenso ahora manchado de escarlata. Respiró con suavidad y sintió una flaccidez extraña... Era la felicidad.

3 comentarios:

Alberto dijo...

Debe ser tan tan personal que no caigo (yo solo disfruto nuestros agradables recuerdos comunes :-))...qué podría ser de color azul, que es utilizado y vive en una gaveta :-)
Me pareció surealista...Un abrazo

Sinplan dijo...

No tan personal Alber (if you know what I mean); entonces lo descubriste! Un abrazo

Juncal dijo...

Si la gaveta es el cajón de la mesilla, el color es el azul,el suspiro le enloquece,le parece extraña la flaccidez y al final se siente feliz ...
Ay, no se me ocurre más que una cosa.

Un beso